ALEGACIÓN CONTRA USO CENTRO COMERCIAL EN RABANALES 21


El próximo 7 de Septiembre termina el plazo para presentar alegaciones al Expediente de innovación para la creación de un Centro Comercial en rabanales 21. Hemos creído necesario presentar la alegación que incluimos y si os parece adecuada os pedimos que la suscribáis, para ello sería necesario enviar un correo a diegollanes49@gmail.com

————————————————–

Los abajo firmantes, ciudadanos y ciudadanas, profesores y profesoras en activo o jubiladas de la Universidad de Córdoba, tras el estudio del Expediente de Innovación del Plan General de Ordenación Urbanística (PGOU) de Córdoba referido a la creación de un Centro Comercial en el Parque Tecnológico Rabanales 21 presentan la siguiente alegación sobre el mencionado Plan que, a nuestro juicio, introduciría importantes modificaciones que afectarían tanto al Parque Tecnológico como a la Universidad de Córdoba y a la ciudad en su vertiente comercial.

 

INTRODUCCION

El Parque Tecnológico Rabanales 21 (de ahora en adelante  R-21), inició su andadura como sociedad el 4 de Junio del 2001. Durante estos  16 años, ha existido tiempo más que suficiente para que tuviera definidos unos objetivos claros, que deberían haber trazado un camino más o menos exitoso para ese proyecto. La solicitud del cambio en los usos de sus terrenos viene a demostrar que pese a la insistencia de sus gestores en defender, de palabra, la innovación, la ciencia y el desarrollo, estos objetivos básicos nunca estuvieron claros, como ya denunciamos en su momento.[1] Tras estos 16 años de existencia nos enfrentamos ahora con otro expediente de innovación en los usos, que no es el primero, puesto que habría que recordar la existencia de otro anterior que pretendía incluir el hospedaje como actividad en algunas zonas del parque (ver alegación presentada el 26-1-2009, por varios de los actuales firmantes). La Gerencia de Urbanismo en 2015 se hacía eco de esta falta de claridad en su memoria informativa de una innovación.

La planificación urbanística so siempre alcanza los objetivos marcados. Es por eso que en la revisión de la evolución de determinados procesos se constate, tal vez, con más frecuencia de lo deseado que los resultados obtenidos se alejan significativamente de los previstos

En los últimos tres años y a solicitud de R-21 se han planteado dos expedientes de innovación sobre la parcela IDR-4, para hacer compatible la actividad de una gran superficie minorista comercial con los usos industriales de un Parque tecnológico. No se trata como podemos ver de un cambio menor, sino que, utilizando las palabras de la Gerencia de urbanismo, es un cambio que aleja significativamente a R-21, de los objetivos que lo hicieron nacer. Esta innovación afecta de forma importante a un sector del parque (nos referimos a la manzana IDR-4) que era definido por el equipo redactor del proyecto del PGOU como, “una única parcela para una gran actuación”…. “ya que se sitúa sobre la nacional IV”. En palabras de la Gerencia del 3 de Marzo de 2011, en la modificación del Plan parcial PTR-E-1, se decía lo siguiente sobre esta parcela.

En la ordenación prevista en el Plan Parcial se definió como parcela única con la intención de tener la posibilidad de albergar una gran empresa que teniendo las características para enmarcarse en la ordenanza de zona IDR.  Zona de producción compartiese características de ID y necesidad de establecerse en situación de escaparate.

El posterior desarrollo de la gestión del Parque hace que esta posibilidad se considere remota y si que se esté constatando que existe demanda por empresas de menor dimensión pero con las mismas características y que por tanto sea conveniente su parcelación lo cual deriva en el establecimiento de un viario publico dentro  de la manzana, que facilite el objetivo.

Siete años después de aquella reflexión de los redactores del PGOU parece que para los gestores de R-21 ha llegado el momento de esa gran actuación aunque en nada relacionada con la I+D+i. Al parecer, un grupo económico propone situar en esa  parcela, de casi 4 Ha, un centro comercial con una superficie edificada de 1,8 Ha, con un 15% dedicado a I+D como ya recogía el art. 3.27 de Plan parcial del sector aprobado en 2005. Este grupo parece ser el mismo que en 2009 ya había conseguido el cambio de usos en una zona industrial colindante a R-21, para un parque comercial, que no pudo desarrollarse dado los altos costes de la urbanización, (véase nota de prensa de la época [2],[3]).

Para cumplir los deseos de este grupo económico R-21 solicita y obtiene de la Gerencia de urbanismo, el cambio de usos recogido en el artículo 12.4 bis, del PGOU modificado, que describe los usos que deberán aparecer en un Parque tecnológico.[4] Pues bien, con la innovación se trata de introducir entre los usos de R-21 la actividad terciaria de una gran superficie comercial.

Algunos de los abajo firmantes  estuvimos en su día en contra de la modificación del parque para hospedaje, una modificación menor ya que aparecía entre los usos del parque tecnológico y lógicamente no podemos menos que ser contrarios a esta actuación que, como detallaremos a continuación, termina por enterrar lo que en su día fue un proyecto sobredimensionado de Parque tecnológico.

Adicionalmente, no podemos por menos que lamentar que sea un gobierno progresista el que lleve a cabo este proceso.

ARGUMENTOS Y CONSIDERACIONES GENERALES PARA LA ALEGACIÓN. 

  1. Dado que la situación económica del Parque es crítica, consideramos sería más adecuado abrir un proceso de replanteamiento global del proyecto de R-21 antes que abrir un proceso especulativo cambiando el uso de una parcela de 4 Ha del Parque favoreciendo a grupos económicos concretos.  R-21 mantiene deudas con varias administraciones por valor de 25 millones de euros (aunque hay quien opina que se llevan enterrados en R-21 más de 40 millones de euros), según las  declaraciones del promotor de la idea del centro comercial Rabanales plaza.[5]La venta de esta parcela con objeto de construir un centro comercial, significaría una entrada de 2 millones euros (0,6 ya entregados) que, en ningún caso, solucionaría el problema financiero del proyecto R-21.
  1. Además de no solucionar el problema económico, un proyecto como el del centro comercial determinaría, por su dimensión, el futuro de R-21, ya que liga al Parque al éxito o fracaso en una actividad que nada tiene que ver con los fines para los que fue creado. En este caso, se trataría de realizar un negocio que, si logra salir adelante, sería debido a que previamente se han realizado inversiones públicas que ahora revierten a manos privadas en nada relacionadas con la innovación, la ciencia y de una economía productiva.
  1. No hay un análisis serio de la necesidad de un Centro comercial de 1,8 Ha, especialmente cuando estas estructuras pasan por un momento de crisis y replanteamiento en las grandes ciudades, y más aun en ciudades de la dimensión de Córdoba.

Valga una breve reflexión sobre el tema: En la época actual, a causa del incremento del desempleo, de la menor renta disponible de las familias, o bien por la incertidumbre generalizada, los españoles destinamos una menor parte de nuestra renta al ocio. Este cambio de tendencia en el patrón de consumo de los españoles, ya ha hecho mella sobre las grandes superficies en general y los centros comerciales en particular.

Aunque pueden encontrarse noticias de la necesidad de nuevos centros comerciales, como los empleados por el grupo promotor, estas responden a grupos económicos interesados en la especulación de estos terrenos más que al proceso comercial en sí y no tienen en cuenta los aspectos de la crisis de fuentes de energía, los aspectos del cambio climático y las nuevas tendencias de compras por internet. Como muestra de ello tenemos los siguientes artículos donde se trata de la decadencia de los centros comerciales en USA cuna de los mismos. (ver: http://www.elmundo.es/economia/ahorro-y-consumo/2017/05/03/5903772b468aeb8c7d8b467d.html. http://horajaen.com/opinion-centros-comerciales-en-jaen-nos-venden-el-pasado-como-la-panacea-del-futuro/)

  1. Este proyecto condicionaría además el desarrollo del sector comercial de la ciudad. En diversos foros se ha apostado por un comercio de proximidad, energéticamente sostenible. Los planes de movilidad incluidos en la modificación propuesta vienen a confirmar que será el automóvil la forma predominante de acceso, por mucho que se intente vender el transporte público (tren y autobús) y la bicicleta. Hay ejemplos en ciudades próximas de centros comerciales creados a finales del pasado siglo, que son modelos de una movilidad energéticamente insostenible, (véase en Málaga, Plaza Mayor).

Por ello se hace necesario que se cumpla el punto 2 del artículo 12.4.6 del PGOU que dice:

Durante el período de información pública del plan especial se dará audiencia al expediente y se oirá a las organizaciones más representativas de los comerciantes, consumidores y sindicatos de trabajadores, así como a la Cámara Oficial de Comercio e Industria.

  1. Utiliza la mejor zona del Parque, por su visibilidad, en un negocio ajeno a los objetivos del mismo, abriendo un proceso especulativo. Esta zona debería destinarse a  alguna actuación directamente relacionada con las actividades de un Parque tecnológico pero no a una zona comercial. Si no existieran  empresas interesadas, se podría, por ejemplo, levantar un edificio que acerque la innovación a la ciudadanía y sus problemas, haciendo de sus necesidades e ideas el objeto del trabajo de innovación y estudio científico de los investigadores de la universidad.
  1. Las empresas que están detrás del diseño del proyecto centro comercial, no ofrecen la garantía necesaria, ni tienen experiencia en la acometida de centros comerciales, como muestra el fracaso que ya han cosechado en anteriores propuestas. Estos promotores aprovechan la inversión de fondos públicos para acometer un proyecto que, sin contar con esa inversión, ya ha mostrado su inviabilidad.
  1. Desde la perspectiva de la Universidad de Córdoba en concreto sería difícilmente justificable ligar ahora los fondos públicos invertidos en forma de capital y terrenos, que se justificaron en su momento por ser un proyecto de I+D+i, a un proyecto como el de un centro comercial que, si se hubiera acometido en sus inicios, hubiera sido considerado fuera de la legalidad, ya que favorecía la especulación con unos terrenos públicos de uso docente.
  1. La quiebra de la empresa privada PRASA, la principal promotora del proyecto R-21, es un dato negativo a tener en cuenta, dado que deja al sector público como único valedor del proyecto. Los bancos socios no parecen apostar por el proyecto, lo que nos hace temer que esta modificación solo sirva para retrasar la quiebra y generar beneficios para fondos especulativos relacionados con la compra/venta/alquiler de los terrenos. Parece que los promotores del centro comercial y algunos políticos muestran una escasa confianza en el proyecto original de “Parque Tecnológico” como fue entendido en su creación y apuestan por cualquier actividad lucrativa-especulativa como salida. [6]
  1. Las elevadas deudas que tiene el Proyecto de Parque Tecnológico necesitan ser saldadas mediante cambios en la gestión y, de no ser posible, con la vuelta de los terrenos sin uso a las actividades docentes e investigadoras originales y nunca en un proceso de huida hacia adelante que desvirtúe el plan original y nos lleve a un terreno que los sectores públicos no podrán controlar.
  1. Tras más de 16 años de andadura consideramos que es el momento de replantearse el proyecto de Rabanales 21. Cuando la sociedad española y el conjunto de las sociedades se enfrentan a problemas medio ambientales importantes, creemos que la ciudad, el Ayuntamiento, la Diputación y la Universidad deben abrir un proceso que permita transitar al proyecto R-21 hacia unas actividades sostenibles que mejoren a la ciudad y la alejen de proyectos especulativos como el que aquí se presenta.

ALEGACIÓN:

La innovación del PGOU que permitió el cambio de urbanizable no sectorizado a urbanizable sectorizado introdujo el concepto de “Parque Tecnológico” como uso global en nuestro PGOU. Según el artículo 12.4 bis de la normativa  del PGOU en dicho concepto se engloban multitud de usos pero NO el de una zona comercial (Gran superficie minorista), que ahora se pretende introducir.

La introducción de esta actividad significa dar al traste con el concepto introducido en nuestro PGOU para “Parque Tecnológico”, abriendo la posibilidad de cualquier otra actividad por caprichosa que nos pueda resultar, en unos terrenos originalmente públicos y que para salvar una mala gestión se ofrecen ahora a la especulación privada.

Puesto que las actuaciones mencionadas más arriba son contrarias a la planificación con la calificación urbanística que tienen en el Plan General de Ordenación Urbana vigente, es decir como PARQUE TECNOLÓGICO, solicitamos que esta modificación sea rechazada.

Proponemos mantener la calificación de Suelo Industrial, manteniendo la clasificación y categoría urbanística vigente y citada anteriormente, así como que se potencien los usos relacionados con la investigación universitaria compatibles con las características y valores de los citados terrenos.

Debe entenderse, además, que los firmantes de esta alegación se oponen a la creación de suelo comercial fuera del suelo urbano y especialmente en terrenos que originariamente, antes de la creación de R-21, tenían usos docentes para la Universidad. La aprobación de esta modificación significaría que el traslado de gran parte de la Universidad a este campus, con el consiguiente esfuerzo económico realizado, perdería todo su sentido, sirviendo en última instancia a procesos especulativos alejados completamente de los objetivos que en su día se presentaron para privatizar unos terrenos públicos.

Unimos nuestra alegación a aquellas que desde otros sectores sociales de Córdoba sabemos se han presentado o se presentarán y que resumimos en el siguiente párrafo:

No se entiende esta actuación contraria a los valores que dice defender el gobierno municipal tales como la compra en el comercio vecinal. Gran número de grandes superficies comerciales se han establecido en Córdoba desde el año 2006. No se incorpora información coherente sobre la estructura comercial existente en su ámbito inmediato o mediato ni el análisis espacial de los establecimientos existentes. Solo el vehículo motorizado privado va a sustentar esta actuación.

Por todo ello pedimos el archivo de la Innovación.

Firmado:

(Por orden alfabético)

  • Juan Fernández Haeger. Catedrático jubilado. Universidad de Córdoba.
  • Diego Llanes Ruiz. Catedrático jubilado. Universidad de Córdoba. (*)
  • Gerardo Pedrós Pérez. Profesor Titular. Universidad Córdoba.

(*) Persona de contacto. Si desea ser firmante puede contactar con diegollanes49@gmail.com

NOTAS.

[1] http://www.uco.es/jpdi/archivo/2005/050317_ABC_Rabanales21_Otra_perspectiva.pdf

[2] Urbanismo da el primer paso para facilitar la implantación del PARQUE COMERCIAL DE DUPROCOM en la zona de ampliación del POLIGONO DE LAS QUEMADAS (CORDOBA). El consejo rector aprobó el 19/01/09 una innovación del PLAN PARCIAL (I)-2, que permite agrupar cuatro manzanas en una y reconvertir el uso industrial de las mismas en comercial para que DUPROCOM pueda crear allí su parque de medianas superficies con distintas tiendas y espacios para ocio y servicios. La innovación está promovida por las SDADES. GESTION INMOBILIARIA LAS QUEMADAS Y VILOFIN y conlleva, además, variar la edificabilidad, alineaciones y rasantes e infraestructuras. (DIARIO CORDOBA – Publicada el 20/01/2009)

[3] Rabanales Plaza toma el relevo del proyecto que la empresa Duprocom intentó acometer en el plan parcial I-2 (ampliación sur de las Quemadas), con acceso directo a la Autovía de Andalucía. A la empresa se le echó la crisis económica encima y las obligaciones urbanísticas eran muchas. Para construir aquel centro comercial, de 36.000 metros cuadrados techo, era necesario invertir previamente 25 millones de euros en urbanización de suelos, lo que quedaba fuera de opciones realistas para cualquier empresa. La adquisición de la parcela de Rabanales 21, llamada con el nombre administrativo de IDR-4, elimina esos costes previos y supone un acceso directo al suelo, previa tramitación del cambio del Plan General de Ordenación Urbana

 (http://www.inmoley.com/NOTICIAS/1712345/2017-1-inmobiliario-urbanismo-vivienda/01-17-inmobiliario-030-23.html).

[4] PRIMERA. Modificación del Art. 12.1.9 del PGOU Córdoba 2001.

La presente Innovación modifica el Art. 12.1.9 del PGOU Córdoba 2001, incorporando el Uso Global Parque Tecnológico. A tal fin la redacción del citado precepto queda de la siguiente forma:

Art. 12.1.9. Clases de usos A los efectos del presente Plan General los usos se clasifican según su función en los siguientes grupos: 1. Las zonas podrán ser destinadas a los siguientes usos: 1.1. Residencial. a) Unifamiliar. b) Plurifamiliar. 1.2. Industrial. a) Primera Categoría: Industrias compatibles con la zonificación residencial. b) Segunda Categoría: Industrias que requieren zonificación industrial específica integrada en zonificación residencial. c) Tercera Categoría: Industrias que requieren zonificación industrial específica. d) Cuarta Categoría: Industrias incompatibles con el medio ambiente urbano. 1.3. Terciario. a) Hospedaje u hotelero. b) Comercio. c) Oficinas. d) Recreativo. e) Hostelería. 1.4. Parque Tecnológico.

Art.12.4 bis. Definición de Uso Global Parque Tecnológico.

Bajo la definición de Parque Tecnológico, se engloban los usos que a continuación se relacionan y describen: 1.- Actividades de manufacturas y terciario que supongan aplicación de nuevas tecnologías o innovación en la puesta en marcha de los equipos y/o procesos de trabajo. 2.- En general todo tipo de empresas relacionadas con la investigación y/o el desarrollo. 3.- Los que se incorporan al área tecnológica o los Departamentos de Investigación Universitaria. 4.- Institutos y Laboratorios Tecnológicos. 5.- Centros de Formación Profesional. 6.- Centros de Enseñanzas especializadas. 7.- Incubación de Empresas. 8.- Actividades industriales orientadas a la tecnología de la alimentación, agrícola, informática, ofimática, control de calidad, comunicaciones, diseño, electrónica, sin que la relación anterior pretenda ser exhaustiva ni suponga una delimitación Sectorial. 9.- Servicios generales y equipamientos terciarios complementarios de las actividades del Parque Tecnológico, tales como Restauración, Salones de Actos, Salas de Reuniones, Clubes de Empresarios, Centros de Empresas, club de Empleados, Centros Sanitarios o Asistenciales, Oficinas bancarias, de Aseguradoras, de Agencias de Viajes, de Mensajerías, Servicios de Correos, o similares. 10.-Establecimientos comerciales y culturales dedicados al suministro o servicio del Parque Tecnológico. 11.-Servicios hoteleros y hosteleros para personal destinado en el Parque o para aquellas personas que en un momento determinado deban acudir al Parque en forma temporal.

[5] https://www.youtube.com/watch?v=oqZ10Qxmrf8

[6] Fernando Villena Caballero (promotor)  ha asegurado que ya explicaron al pleno (del Ayuntamiento de Córdoba) que, sin una actividad diversificada industrial y comercial, el parque “se iría al traste”.

http://cadenaser.com/emisora/2017/07/26/radio_cordoba/1501070423_248837.html.

Para Albás, del grupo parlamentario andaluz de Ciudadanos, “lo más importante en este momento es sacar a flote definitivamente a Rabanales 21” y ha destacado que en Ciudadanos entienden que “la única forma de hacerlo es vendiendo los solares, ya que el parque en sí se concibió sobredimensionado” …  “se tiene que comprometer con la ciudad y autorizar la venta de los terrenos, para que pueda haber un centro comercial o lo que se estime oportuno para generar economía y empleo” en la ciudad, lo cual es “algo necesario y urgente”.

http://www.lavanguardia.com/local/sevilla/20170705/423913518503/albas-cs-defiende-que-rabanales-21-tiene-que-ser-viable-por-sus-400-trabajadores-y-66-empresas.htm

Anuncios

LA INVESTIGACIÓN MOLECULAR Y LA SANIDAD PÚBLICA.


                       El siguiente artículo ha sido publicado en http://www.nogracias.eu/    y    http://encarte21.blogspot.com.es/  lo traigo a ideasyopiniones ya que sigo pensando que es una buena herramienta para expresar nuestras opiniones, aunque últimamente me haya quedado bastante solo.

                      Diego Llanes

 

La parcelación de los seres vivos, para su estudio, ha permitido esclarecer de qué estamos hechos y ha situado a los genes (ADN) en la base de la vida. El conocimiento generado con este modelo de estudio ha permitido, además, el desarrollo de productos y técnicas, consideradas útiles para la salud humana y animal y para la mejora de las distintas producciones animales y vegetales. El conocimiento es un bien colectivo, y por tanto no es apropiable por los poseedores del capital, sin embargo los usos de ese conocimiento si pueden serlo. En nuestro caso los medicamentos y técnicas generados por este modelo, se adaptan muy bien al proceso de privatización mediante patentes. Los descubridores y/o propietarios obtienen así jugosos beneficios económicos, lo que permite retroalimentar al modelo de estudio que lo favorece, convirtiéndolo en el único realmente existente en nuestra sociedad.

El modelo de investigación y la protección del uso del conocimiento generado mediante patentes, han dado lugar a lo que podemos llamar complejo genético-industrial, que contiene a las grandes farmacéuticas, con un poder solo comparable al complejo militar-industrial. Este modelo de investigación molecular reduccionista y su paradigma, el determinismo genético, esconde cuidadosamente que no es eficaz para dar soluciones a problemas biológicos complejos, como son las enfermedades animales y humanas, y así los ingentes fondos públicos que nuestra sociedad gasta con la promesa de vencer a las enfermedades, están lejos de conseguir los resultados prometidos.

Su fracaso se debe a que la inmensa mayoría de nuestras enfermedades o anomalías, no son consecuencia de un simple error en el genoma del individuo. Nuestro modelo de investigación prefiere olvidar que una persona se compone de moléculas, células, tejidos y órganos que necesariamente deben moverse en un ambiente y en una sociedad concreta. El tratamiento de esas anomalías básicamente desde la perspectiva molecular es un enorme error, como día tras día se puede observar en la lucha contra el cáncer y las enfermedades cardiovasculares (las principales causas de muerte en las sociedades ricas). Los avances más notables en estas enfermedades son consecuencia de nuevas medidas quirúrgicas, relacionadas con las mejora de las tecnologías y de los conocimientos en fisiología y anatomía, y no con los avances aportados por la investigación molecular.

Investigación y modelo económico.

¿Cuántos miles de millones de euros más serán necesarios para lograr un retroceso en la incidencia del cáncer y de las enfermedades cardiovasculares en nuestra sociedad? De acuerdo con la OMS (Organización Mundial de la Salud) para 2030 habrá un incremento en la incidencia del cáncer del 55%. ¿Son necesarios otros cincuenta años de estudios moleculares, antes de cambiar esta tendencia?
Las enfermedades de origen infeccioso, aunque diferentes en su origen, son un buen ejemplo para comprobar la influencia que tiene el medio ambiente, sobre el valor curativo del modelo de investigación molecular. Para ello debemos admitir que los espectaculares avances en el conocimiento, tratamiento y curación de las enfermedades infecto contagiosas han coincidido con cambios simples en la higiene de las poblaciones (alcantarillado, cloración del agua, asepsia, régimen alimenticio…), pero solo en el primer mundo. En las zonas económicamente desfavorecidas por el capitalismo (la mayoría del planeta), los avances en la detección y tratamiento basados en el modelo molecular de poco sirven. Lo que vendría a demostrar que las herramientas generadas por las mejoras sociales y el desarrollo económico, son al menos tan potentes para el tratamiento de enfermedades como las herramientas generadas por el modelo de investigación molecular.

¿Cuánto debemos esperar para que las mejoras sociales en prevención y en el modelo económico permitan una disminución en la incidencia de las enfermedades más comunes en el primer mundo, igual que lo han permitido en las enfermedades de origen infeccioso? No se trata de cambiar una proteína por otra, o un gen por otro, sino de mejorar la salud de un ser vivo formado y situado en medio de infinitas conexiones moleculares, ambientales y sociales.
Pese a los elevados costes y los pobres resultados, el modelo molecular es hoy el preferido por el sistema económico capitalista y esto tiene unos motivos que en nada se relacionan con el avance del conocimiento que el modelo de investigación produce.

Ciencia y salud

En la lucha contra las enfermedades, junto a la Ciencia, que aumenta nuestro conocimiento, los seres humanos necesitan instituciones, capaces de usar ese conocimiento, para tratar sus problemas de salud. Ambos aspectos, conocimientos generados por la Ciencia y las instituciones sanitarias que deben aplicarlos, están estrechamente ligados. Las instituciones sanitarias siguen dos modelos básicos en el capitalismo; uno público, financiado con los impuestos de los ciudadanos y que atiende al enfermo independientemente de su situación social y, otro privado, financiado por los individuos que acceden a los diferentes servicios. En ambos casos los medicamentos y técnicas empleadas son aportados por empresas, en su gran mayoría en manos de capitales privados.

Los científicos en general consideran que el modelo de investigación que utilizan para aumentar el conocimiento, que procede en su mayoría de fondos públicos, es independiente del modelo sanitario. En Europa, donde el sistema sanitario público está más implantado, es cada vez más frecuente que los usos de los nuevos conocimientos, bien sean nuevas técnicas o nuevos medicamentos, propiedad de las empresas farmacéuticas, no se puedan aplicar a todos los supuestamente necesitados de ellos, dado su elevado coste, véase el reciente caso de la hepatitis C.

A la vista de los datos que hoy tenemos, creemos que el modelo de investigación molecular, además de escasamente eficaz, es contrario al sistema sanitario público. La gran mayoría de los resultados que se obtienen, bien sean medicamentos o técnicas, están dirigidos al desarrollo de lo que llaman medicina personalizada, medicina que es incompatible, por su coste, con una sanidad que quiera cubrir a los varios miles de millones de habitantes del planeta.

La medicina personalizada objetivo actual de la investigación molecular, además de imposible de aplicar en una medicina pública y universal, resulta extremadamente costosa, dada la dificultad para obtener nuevos conocimientos que la sustenten, y por ello la investigación básica es cada vez más responsabilidad del sector público.

Privatizar el conocimiento, privatizar la salud.

Los elevados costes que asume el sector público en el modelo de investigación molecular para el desarrollo de la medicina personalizada se reparten en: a) Mantenimiento de centenares de institutos de investigación con una estructura compleja, necesaria para el mantenimiento de la tecnología. b) La compra de aparatos cuya obsolescencia es muy elevada, aparatos que son en general producidos por empresas del complejo genético-industrial y c) Los salarios de una gran variedad de personal altamente cualificado que en buena parte ha sido además formado con fondos públicos.

Para apropiarse del uso del conocimiento generado con las inversiones públicas, el complejo genético-industrial, ha convencido a los gestores públicos de la necesidad de permitir la creación de empresas que queden asociadas a los institutos de investigación financiados con los impuestos de todos. El objetivo: privatizar, desde sus comienzos, los usos del conocimiento generado con fondos públicos, usando como pretexto que es la única forma de estimular el interés de los investigadores por su trabajo. Así los descubrimientos son patentados y los más rentables acaban en manos de las poderosas grandes farmacéuticas únicas con poder y capital suficiente para acometer el desarrollo y la comercialización de estos nuevos productos.
El modelo de investigación molecular, que en sus inicios podría presentarse como independiente del modelo económico, depende ahora de los sectores dominantes de este, el sector financiero, con el que mantiene estrechos vínculos a través del complejo genético-industrial y al que dota de herramientas que permiten burbujas financieras.

Además, el modelo está siendo extendido a todos los países, mediante campañas de propaganda, por las que se le sitúa dentro de la llamada economía del conocimiento, presentada como alternativa y salida de la actual crisis económica. Estos países se ven obligados a invertir grandes cantidades de fondos públicos en este modelo de investigación, fondos que podrían ser usados para potenciar la sanidad y la educación básica. Además, los resultados, de haberlos, pasarán a las grandes farmacéuticas, centro del sistema sanitario público o privado y únicas capaces, como hemos dicho, de desarrollar y realizar el marketing necesario para convencer a la sociedad y a las autoridades sanitarias de la bondad de unos nuevos medicamentos de una dudosa utilidad.

La extensión a muchos países de este modelo de investigación favorece al complejo genético-industrial de dos formas; la primera, consigue que la sanidad pública del país entre en el mercado de la medicina personalizada donde se ofertan medicamentos y técnicas a precios exorbitantes y la segunda, hace que los millares de investigadores, médicos y gestores de los institutos y centros de investigación, del país en cuestión, se conviertan en grupos de presión social. Grupos que reclaman un continuo aumento de gasto público para este modelo de investigación, que llega a ser presentado como el único capaz de generar nuevos conocimientos y por tanto nuevos medicamentos, aunque en realidad acabará llevando a la sanidad pública al colapso.

Nos encontramos ante una situación perversa; a más fondos públicos invertidos en el avance del conocimiento, más usos serán privatizados, impidiéndose con ello que puedan ser aplicados al conjunto de la población que con sus impuestos ayudó a generarlos. Se abre un tiempo donde la privatización de medicamentos y técnicas traerá un trato diferencial de los seres humanos. Por un lado los que puedan pagarse y someterse a tratamientos muy caros, aunque sean de dudosa efectividad y, por otro, los excluidos del sistema, que cada vez son más, a los que solo quedará la medicina ligada a las instituciones caritativas.

Los investigadores e investigadoras moleculares, la mayoría con contratos precarios, que de forma consciente o inconsciente trabajan para este modelo científico, deben tomar conciencia de que su paradigma científico ha dejado de cumplir con su cometido de producir conocimientos útiles para el conjunto de la población. Necesitamos un nuevo paradigma en Biología, que tenga en cuenta a los seres vivos como un todo, y sustituya al objetivo de la medicina personalizada por otra que sirva para todas las personas dentro de un modelo sanitario público y universal. En tanto esto sucede los investigadores e investigadoras deberían minimizar el daño que produce el actual modelo de investigación en el sistema sanitario público universal, proponiendo medidas para que los usos del conocimiento, generado con fondos públicos, pasen a titularidad pública.

Diego Llanes Ruiz

A %d blogueros les gusta esto: