Al colectivo Carta por la Ciencia.


¿Qué futuro tenemos con la Ciencia actual?
Nos quieren hacer creer que la Ciencia es un artículo de lujo, cuando es la gran causante del bienestar personal y social que vivimos.
Los científicos, los estudiantes y todos los ciudadanos debemos decir alto y claro que no estamos dispuestos a aceptarlo.

Necesitamos políticos con Ciencia y con Conciencia.
Porque queremos un futuro para nuestro país y CON CIENCIA HAY FUTURO.
Colectivo Carta por la Ciencia,
formada por: CRUE, COSCE, CCOO, UGT,Federación de Jóvenes Investigadores, Investigación Digna

He conocido por la prensa un documento del Colectivo “Carta por la Ciencia”, que tiene por objetivo que los presupuestos para la investigación científica de los distintos países europeos y en España, en particular, se incrementen. (http://conimasdmasihayfuturo.com/)

No tengo nada que objetar al hecho de que el presupuesto en investigación científica se incremente y que además, para hacer que la suma sea cero, se reduzcan los presupuestos para el ejército e instituciones como la iglesia católica.

Pero ese no es el tema que quiero plantear. Cuando en el escrito se dice que la Ciencia “es la causante del bienestar social y personal que vivimos”, se debería aclarar; a qué sectores de la población se refieren y, a qué aspectos del bienestar hacen referencia, no es lo mismo, creo yo, una lavadora que un dron.

Los datos económicos muestran un aumento de la desigualdad, del paro y de la disminución de la calidad de vida de una parte importante de la población de los países desarrollados, donde la inversión en Ciencia sigue siendo muy importante.

¿Debemos considerar que la Ciencia es también la responsable de esta situación? O ¿es solo responsable de lo bueno y, lo malo es producto de los políticos?

Pedir más fondos para la investigación, sin decir, cómo y en qué serán empleados, es no decir nada. Primero deberíamos definir qué futuro queremos construir para el país y después la política científica que necesita.

Con la petición de más fondos para la investigación, sin decir qué tipo de investigación, me pasa igual que cuando oigo, a algunos políticos y economistas, pedir una banca pública. Olvidan que estamos en un país que (entre otras causas) ha destruido mediante prácticas corruptas las instituciones bancarias públicas que tenía (las cajas). ¿Por qué la inversión en Ciencia, de los últimos 35 años, que debía servir para generar desarrollo y bienestar social ha dado tan escasos resultados? ¿No sería más lógico empezar por deshacernos de los gestores políticos y después hablar de banca pública y de las inversiones en Ciencia?

La Ciencia es importante pero en el siglo XXI, ya no vale cualquier política científica, la idea mecanicista de; a más inversión en Ciencia; más desarrollo, más crecimiento y más bienestar social; ya no funciona.

¿Debemos seguir invirtiendo en una investigación que, en el mejor de los casos, solo puede controlarse y evaluarse por el número de “papers”?

¿Podemos seguir invirtiendo, grandes sumas, en una Biología molecular reduccionista, que lleva lustros prometiendo la curación de enfermedades, que no tienen curación y sí prevención, y que solo consiguen beneficiar a las multinacionales farmacéuticas?

Por no hablar de la investigación en agricultura donde sus investigadores son completamente defensores de las políticas e ideas de las multinacionales del sector. Para encontrar en nuestro país a un científico, del área de agricultura, con proyectos que cuestionen la tecnología de los cultivos transgénicos haría falta una potente lupa.

Creo que se deben explicar mejor estas reivindicaciones ya que tal como se presentan y quién las presenta parecen buscar exclusivamente el mantenimiento del “statu quo”.

Considero lógico que los trabajadores precarios y los becarios de institutos científicos y universidades luchen por empleos dignos, pero deben entender que igual que no se nos ocurre defender a la industria nuclear, ni a la armamentística, por muchos puestos de trabajo que creen, tampoco deberíamos defender el incremento de los fondos públicos para un tipo de Ciencia gestionada por los mandarines de turno y que tiene por objetivo primordial incrementar el desarrollo curricular de los participantes y ofrecer, a veces, datos útiles a las multinacionales de cada sector.

Se necesita un esfuerzo adicional que declare que los fondos son para una Ciencia que aumente el bienestar del conjunto de la población y que además se permitirá evaluar que realmente es así, teniendo presente que estamos en un planeta de recursos finitos, donde no es posible un crecimiento ni tan siquiera llamándole sostenible, cosa que olvidan a menudo nuestros científicos.

 

Diego Llanes Ruiz.
Catedrático de Genética
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: