La crisis económica y el ahorro en los gastos de la universidad pública.


Diego Llanes Ruiz.  Catedrático de Genética.
Miembro del Colectivo “Ideas y opiniones”.

La universidad pública y su personal sufren una reducción en sus ingresos debido a la crisis económica y, debido a ello, la Universidad de Córdoba ha puesto en marcha planes para incrementar el ahorro; se comenzó por el cierre de las instalaciones en las pasadas navidades y se plantea una medida similar para el próximo verano. Las cantidades que suponen estas medidas de ahorro me son desconocidas aunque espero que sean importantes ante la mala imagen que proyecta con ellas una institución que se postula como principal agente para la superación del actual modelo de crecimiento económico. Se me ocurre que sería interesante introducir, en el debate del ahorro universitario, el capítulo de reducción de gastos en cargos universitarios.

Durante los años de crisis económica el gasto en estos cargos no ha hecho más que incrementarse:  916.189 € en 2009, 986.040 € en 2010 y 1.040.077 € en 2011. Estos incrementos estan motivados por un aumento constante en el número de cargos: 230, 248 y 272 en 2009, 2010 y 2011, respectivamente.

El gasto de 2011 ni tan siquiera se ha visto disminuido por la reducción del 5% que ha afectado a los sueldos de los trabajadores de las universidades. Así, lo que debería haber representado una reducción del 5% sobre los 986.040 € del 2010, se ha convertido en una subida del 5,5%,  alcanzando la cifra record de más de un millón de euros anuales en el gasto de complementos de cargos en 2011. La explicación seguramente será la implantación de Bolonia y que somos Campus de Excelencia.

Pero el trato exquisito (en tiempos de crisis) con los cargos no se detiene en unos jugosos complementos anuales, complementos que pueden concretarse en los 7.729 € anuales que reciben los 21 vicerrectores y asimilados, en los 6.026 € que reciben los 35 decanos y asimilados, y en los 4.360 € que reciben los 58 directores de departamento y asimilados. No satisfecha con otorgar esos complementos, la universidad considera que además deben reducir su actividad docente reglada, (no así la investigadora, ni la docencia no reglada).  Así vicerrectores y asimilados pueden reducir esa actividad docente reglada en un 75%, los decanos, directores y asimilados en un 50%  y los directores de departamento y asimilados en un 37,5%.

Resumiendo, un profesor funcionario que tiene un cargo en la UCO recibe integro el sueldo que le corresponde según su categoría como funcionario: Catedrático o Profesor Titular. Sueldo que incluye ya los complementos de productividad docente e investigadora, y al que se añade el complemento de cargo que oscila entre los 2.300 € y los 7.729 €  anuales. Unido a ello tienen además una reducción en su actividad docente reglada, sin que esta reducción tenga efecto sobre la cantidad que recibe como complemento de una productividad docente que no ejercen.

Para valorar en su justa medida la situación hay que decir que la UCO, con menos de 800 profesores funcionarios, contabiliza 272 cargos, según los últimos presupuestos, aunque podrían ser más, lo que significa que uno de cada tres profesores tiene o disfruta de un cargo.

En algunos casos, estos cargos pueden recibir además uno o varios de los siguientes complementos: por proyectos de investigación, por contratos de investigación o asesoría, por dietas al pertenecer a empresas o instituciones varias, públicas o privadas y por docencia no reglada, como, por ejemplo, participar en la docencia de la universidad de mayores (Cátedra Intergeneracional “Profesor Francisco Santisteban”).

Esta abundante y variada fuente de ingresos contrasta con la que reciben los nuevos profesores que viene contratando nuestra universidad; los mal llamados “sustitutos interinos”. Estos “profesores”  tienen un sueldo que  oscila entre los 2.900 y 9.000 euros brutos anuales por impartir una o varias materias, lo que representa entre 2 y 6 horas semanales de clase (una dedicación muy superior a la de los cargos). En una universidad que, en su publicidad, se refiere constantemente a la “excelencia” e “innovación”, no parece que importe demasiado la mejora de las relaciones laborales y por tanto la justicia y bienestar social.

Como decía al principio en este artículo, la universidad, si quiere, cuenta con un buen colchón para reducir el gasto, reducción que puede añadirse, si se considera necesario, al cierre de las instalaciones en navidades y verano. Para ello solo hace falta un poco de voluntad política y otra visión de lo que significa el servicio público.

Anuncios

6 comentarios

  1. Parece ser que la “excelencia” se reserva principalmente para la enseñanza no reglada, en la que los “cargos” participan masivamente (se nota que está bien pagada), a expensas de “descargarse” de “carga docente reglada”, que la cobran, la impartan o no.

    Por otra parte, me pregunto si la “excelencia y calidad docente” de esos “profesores interinos”, noveles en su mayoría, estará a la altura de la de tantos eximios profesores funcionarios dedicados a otras labores más rentables. En principio, la respuesta debería de ser que no, porque la dedicación y la experiencia de estos debería ser superior a la de aquellos. Pero, visto lo visto, y que la principal motivación es la crematística, es posible que no sea así.

  2. Una iniciativa muy interesante el nacimiento de este blog.

  3. Me parecen demasiados cargos. Merecería la pena un esfuerzo para ver la manera de reducir su número. También me parece que el tiempo de permanencia en un cargo, cualquiera que sea, debe limitarse a cuatro años máximo. Y también debe limitarse el tiempo total en el que se ocupan cargos: 10 -12 años máximo.
    ¡Hay que abrir el juego al prójimo! Que no es bueno para el buen funcionamiento democrático de las instituciones la consolidación de una “clase política” que cope los cargos.

    Otra cosa. No debería estar permitido cobrar por actividades que no se hacen para hacer otras. Si a un profesor se le exime de una parte de su actividad docente, porque se supone que necesita este tiempo para dedicárselo al cargo, y cobra por este cargo, me parece excesivo (por así decirlo) que se le siga pagando la actividad docente que ya no hace.

    Y por qué se exime de actividad docente a los cargos? ¿Por qué no de investigación, manteniendo igual la actividad docente? ¿O es que no es la docencia objetivo prioritario de la Universidad de Córdoba? (Estatutos UCO, Artículo 103)

    Y no debería estar permitido impartir docencia de ningún tipo, y mucho menos cobrar por ello, a profesorado que tenga reducción o exención total de su actividad docente “reglada” . ¿Ocurre esto en la UCO?

    Luis

  4. Acabo de leer su blog y realmente me parece que tiene usted las ideas bastante claras de como reducir el gasto en este ente público como es la Universidad de Córdoba. A decir verdad justifico que se olvide del otro colectivo “los otros” que formamos parte del personal de la UCO y que es el P.A.S. Estoy de acuerdo con usted en que hay que recortar el gasto pero nunca recortar “derechos”. El personal de administración no disfruta como los docentes de dos meses de verano porque, no nos llamemos a engaños, si un docente se quiere ir de vacaciones en julio se va, así que poco le afecta el cierre de las instalaciones durante el mes de agosto.
    A nosotros ( “los otros”), se nos planifica nuestras vacaciones -agosto-, no importa que sea el mes mas oneroso del período estival ni tampoco se tiene en cuenta que ninguno de nosotros tenemos esos cargos ni complementos que usted acaba de enumerar. Somos conscientes de que todos debemos contribuir, pero eso, todos. Por parte de nuestros representantes se ha ofrecido el cierre de 15 días de agosto para que podamos los otros 15 disfrutarlos con nuestras familias como y cuando nos de la real gana, respetando siempre “las necesidades del servicio”, pero parece ser que eso no es suficiente. Señores, seamos sinceros, realmente se está tratando a todos los trabajdores/as de la UCO con la misma medida?, a eso no se le llama agravio?, seamos coherentes y pongámosnos a trabajar todos juntos en bien de nuestra empresa pero no siempre a costa de los mismos.

    Estrella.

  5. ¿Se sabe el número de teléfonos móviles corporativos que la UCO paga de sus presupuestos?. Es impresionante, cualquier carguito, cualquier becario ya porta un teléfono con cargo a la unidad de gasto investigadora, o del departamento, servicio…

    ¿Es necesario que los centros administrativos de la UCO estén hasta las y pico encendidos, con aire acondicionado, vigilantes… para cuatro gatos que lo único que hacen dentro es “tontear” a esas horas. Seamos serios, en Europa la hora de salida de los centros administrativos es aprox. a las seis de la tarde. Si a esa hora no has acabado esa tarea que tenías que hacer, estás tonteando…

    Se está implantando el software libre en la UCO pero aún no se ha extendido a toda la Universidad. Si aplicando dicho software libre se puede gestionar una política de ahorro vía eliminación de las licencias de software de pago, ¿a qué se está esperando para que todos disfrutemos de esa ventaja?

    Recortar este tipo de gasto es ahorrar. Los pequeños gestos, al final, sumados de uno en uno hace un montante digno de ser tenido en cuenta.

    Animo desde aquí también a todos los que se les ocurran iniciativas / ideas, a que las hagan públicas en este foro.

  6. Recortes en las Universidades Catalanas.

    http://www.elperiodico.com/es/noticias/sociedad/las-siete-universidades-publicas-sufriran-tijeretazo-144-millones-971013

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: